La semana pasada, un pequeño grupo de blogueros madrileños fuimos invitados a un pase privado en CaixaForum Madrid para disfrutar de la exposición Animales y faraones, el reino animal en el antiguo Egipto, una estupenda exposición que ha sido inaugurada recientemente.

La exposición cuenta con más de 400 piezas arqueológicas traídas, en su mayoría, del Museo del Louvre de París. Muchas de estas piezas rara vez han sido expuestas al público, haciendo de ello un atractivo más para la muestra de Madrid.


Animales y faraones, el reino animal en el antiguo Egipto, es una exposición temática en la que se pone de manifiesto la estrecha relación que existía entre los egipcios y los animales, una relación mucho más intensa de la que tenemos en la actualidad con los animales pues, en el antiguo Egipto, no pocos fueron considerados como divinidades a las que rendían culto. La exposición se divide en nueve secciones y muestra de una forma clara y concisa no sólo el vínculo entre hombres y animales, también los motivos que llevaron a esta relación y el por qué algunos de ellos fueron considerados verdaderos dioses. 

Las visitas a la exposición se pueden realizar de forma individual o con visitas guiadas, que siempre resulta más enriquecedora porque, aunque casi todo el mundo conoce gran parte de los personajes de la mitología y el imaginario egipcio, no siempre tenemos la posibilidad de descubrir todo tipo de curiosidades históricas. Algunas de las cosas curiosas que pudimos aprender en esta visita, al menos en mi caso, es que Tot, el dios de la sabiduría que es representado con forma de ibis, adquirió este halo de divinidad por ser una de las pocas aves que sabían identificar el agua potable de la que no lo era y por la forma de su pico, similar a los útiles de escritura en el Egipto de los faraones. Otra curiosidad que nos contaron, es que los egipcios se pintaban los ojos con kohl, no sólo por estética... ¡Cuánta deformación histórica y creencia errónea por culpa de Liz Taylor en Cleopatra! también se pintaban para protegerse de la picadura de unos mosquitos muy comunes en el Nilo que, al parecer, dejaban ciego a más de uno con sus picaduras.


Si bien es cierto que todas las piezas resultan muy interesantes, las más llamativas son las momias de animales; aves, peces y hasta un fantástico cocodrilo en perfecto estado de conservación.


Otra de las piezas más llamativas de la exposición es un grupo escultórico en el que aparecen representados un grupo de babuinos. Esta escultura se encontraba originalmente en la base de un obelisco en el templo de Luxor y, posteriormente, enviados a Francia para ser colocados en el siglo XIX en la Plaza de la Concordia de París. Nada más llegar a la capital francesa, los babuinos fueron objeto de escándalo por estar representados con sus atributos sexuales masculinos en todo su esplendor. Las autoridades, para evitar escándalos en la sociedad parisina de la época, decidieron dejarlo en el Museo del Louvre y allí han estado desde entonces. Estos alegres babuinos nunca han salido del museo hasta ahora.


CaixaForum siempre se ha caracterizado por la calidad y originalidad de sus exposiciones y, una vez más, han vuelto a traer a Madrid una estupenda e interesantísima exposición en la que podemos revivir todo el imaginario místico, animal y humano del siempre sorprendente e interesante Egipto faraónico.


Animales y faraones, el reino animal en el antiguo Egipto
CaixaForum Madrid

Hasta el 23 de agosto




En Abril, aguas mil, eso dice el popular refrán pero… abril también es tiempo para disfrutar al aire libre de la buena temperatura y de la luz solar, pues los días son más largos. Estos son motivos más que suficientes para salir a dar una vuelta y qué mejor opción que visitar uno de los parques más bellos y emblemáticos de Madrid, el Parque del Retiro.

Con una extensión de 125 hectáreas arboladas este gran parque ofrece muchos atractivos, desde los más típicos, como montar en barca, a los más exóticos, como la práctica del tai chi bajo los árboles, pero también se puede disfrutar del parque de una manera diferente, descubriendo los rincones más curiosos y desconocidos, hasta para los propios madrileños. Por este motivo, en este número hemos querido dedicar el tema central al Retiro más curioso y desconocido.

En nuestro particular paseo por el Retiro, comenzaremos descubriendo una extraña fuente egipcia en la que, según una leyenda, se oculta un tesoro compuesto por numerosos doblones de oro. Después visitaremos el Palacio de Cristal y sus alrededores en donde filipinos y esquimales fueron expuestos como si de animales se tratara. Hablando de animales, también visitaremos la desaparecida Casa de Fieras, hablaremos de su historia y de la muerte de dos de sus trabajadores por los zarpazos de un oso polar. Continuaremos el recorrido, esta vez de una forma más amable, visitando los restos de la desaparecida Real Fábrica de Porcelana y la Ermita de San Isidoro para después dar un paseo por los sentidos en la Rosaleda. Finalizaremos nuestro recorrido visitando al “Abuelo de Madrid”, el ser vivo más viejo de toda la región.

Como es habitual, este número de abril se complementa con toda una selección de temas y personajes interesantes, además de las mejores ofertas relacionadas con la cultura, el ocio y el espectáculo para disfrutar de este primaveral mes de abril.







En el pasado mes de diciembre puse el último balcón curioso del año, pues bien, ya va siendo hora de estrenar balcones nuevos en este 2015, así que aquí va el balcón número 52, el primero del año.


La foto pertenece a Belén, una amiga de este blog desde hace muchos años, tantos que ya ni me acuerdo... El caso es que hoy me ha enviado esta foto de un balcón sito en una calle cercana a la Gran Vía  y la he subido casi en el acto, no me he podido resistir.

El balcón tiene un ornamento de lo más extraño e inquietante; un trapajo marrón, con una orla en el centro, coronada con virutas de madera en donde aparece la cara de ¿Rafaella Carrà? con una leyenda que dice: "churro con chocolate". Se complementa con un par de lanzas zulúes cruzadas, un mapa de africa, con Madagascar incluido, una cuerda que no sé para qué sirve y una especie de pin-up tropicalizada que no logro identificar, cosa rara en mí.

En conjunto, el resultado de esta imagen es perturbador a la par que inquietante, no me atrevería a decir que bonito, aunque no dudo que a fuerza de verlo muchas veces me acabe pareciendo precioso.

Sin lugar a dudas, este es uno de los balcones más raros que se pueden encontrar en Madrid.


Madrid Histórico es una destacada revista bimensual, en la que se tratan infinidad de temas relacionados con Madrid y su comunidad. Historia, arte, curiosidades... los temas que aparecen en sus páginas son siempre interesantes y están tratados de forma amena y rigurosa, siendo una de las revistas imprescindibles para todo amante de Madrid.

En el número actual, el correspondiente a Marzo / abril, la revista ha decidido incluir una nueva sección, un espacio para publicar artículos de "los blogueros más reconocidos" de la "Madroñosfera", término acuñado hace ya bastantes años y del que este servidor es un orgulloso miembro, junto a otros colegas blogueros que desde hace casi una década comenzamos a "bloguear" sobre Madrid.


Para inaugurar esta sección, Madrid Histórico tuvo el detalle de invitarme para publicar un artículo que, a mi juicio, considerase interesante, así que me decidí por enviarles uno publicado hace tiempo en Es Madrid no Madriz Magazine (la revista hermana de este blog) sobre el desconocido Palacio de Fernán Núñez, precisamente por ser eso, un desconocido y una verdadera joya de Madrid.


El artículo ha quedado bastante resultón y para mí ha sido todo un honor poder aparecer en esta publicación. Bien es cierto que no es la primera vez que aparece algo relacionado con este blog en la revista, ya el año pasado me hicieron una bonita entrevista de la que guardo muy buen recuerdo. Por todo ello, quiero agradecer a Madrid Histórico la atención que han tenido conmigo e invitar, especialmente a los que todavía no conocen esta revista, a pasarse por el kiosco y descubrir esta estupenda publicación.

Hace once años, un día como hoy, los madrileños vivimos en nuestras carnes el peor atentado de la historia de nuestro país. La confusión se apoderó de nosotros a primera hora de la mañana de aquel 11 de marzo de 2004, después le siguió el horror y, finalmente, la indignación y la rabia se apoderó de todos nosotros sin dejar a un lado la pena, una profunda pena.

Tras los atentados, los españoles mostramos lo mejor y lo peor de nosotros mismos, fueron días duros y muy tristes, más para las familias y los amigos de las 192 personas asesinadas, a las que no olvidamos ni olvidaremos nunca.