Los días 18 y 19 de junio, Renault llenará el Circuito del Jarama de pasión, de espíritu deportivo y de su característico glamour francés en el Renault Pasión TourAsí, convertirá el Circuito del Jarama en un auténtico tour multiactividad para toda la familia, donde hasta los más pequeños de la casa podrán disfrutar al máximo. 

Toda una serie de experiencias divertidas, emocionantes y gratuitas de la mano de Renault que nadie se puede perder. En un ambiente lúdico y familiar, los invitados podrán disfrutar de la actual gama de modelos de la marca del rombo, acompañados por los modelos de competición de la marca: el espectacular RS01 de 500 cv y el actual monoplaza RS16 del Mundial de Fórmula 1, que se acompañarán de los incombustibles Clio Cup X98 de circuito y Clio R3T de rallys.

Todo el público estará invitado a probar en el Circuito del Jarama y de forma gratuita el comportamiento dinámico y las prestaciones de los nuevos Renault, así como sus más modernas innovaciones en materia de seguridad y asistencia al conductor, tanto en pista como fuera de ella.
Actividades para todas las edades

Pero el Renault Pasión Tour se presenta también como un completo evento de actividades para disfrutar en familia. Los asistentes se encontrarán con diferentes Zonas Pasión donde podrán dar rienda suelta a sus sentidos con diferentes formas de diversión para cada miembro de la familia. En la Zona Aventura se podrá desde “flotar en el aire” en el simulador de caída libre, hasta surfear unaola permanente como se haría en las playas de Hawaii o escalar un rocódromode 6 metros de altura. Mientras en la Zona Gourmet se podrá aprender a crear los platos de cocina creativos más sabrosos en un espectacular “show cooking”con los mejores chefs. Para hacer un alto en el camino en busca de sombra y descanso, la Zona Tecnología es perfecta, con un chillout para sentarse a la sombra, cargar el móvil y descubrir cómo se carga el modelo eléctrico Zoe en un enchufe convencional o cómo funciona el sistema de infoentretenimiento R-Linkde Renault.

Los más pequeños también tendrán su espacio en la Zona Kids, pudiendo convertirse en sus personajes favoritos en la zona de pintacaras o disfrutar al máximo en los castillos hinchables y con increíbles espectáculos de magia. El evento se completará con mucho estilo en la Zona Diseño con un vanguardista Pop-up Market donde encontraremos un exclusivo merchandising de Renault competición y diferentes piezas de moda y de diseño de jóvenes artistas españoles.


Otra original actividad que Renault tiene preparada es una carrera de running el domingo 19 de junio por la mañana que se hace eco de su programa Renault Runners, recorriendo todo el circuito y entregando fantásticos premios a los que logren las mejores marcas. En definitiva, una forma muy distinta y peculiar de atravesar la línea de meta del Jarama.

Y al que le guste conducir, estará de enhorabuena... La pista de karts del Jarama estará abierta de forma ininterrumpida durante todo el fin de semana para el disfrute gratuito de los asistentes. Algo que se podrá complementar con las competiciones virtuales en los simuladores de conducción en los boxes del circuito.

Para participar en estas jornadas gratuitas tan divertidas, sólo es necesario darse de alta en la web www.renaultpasiontour.es e inscribirse en las actividades de conducción que propone el Renault Pasión Tour, accediendo además al sorteo de un Nuevo Renault Megane entre todos los asistentes al Jarama.

Para llegar de la forma más cómoda al circuito, Renault fletará autobuses propios cada hora desde las 9 horas de la mañana, saliendo desde la Plaza Castilla de Madrid hasta el circuito y regreso. Tampoco habrá problema de aparcamiento, puesto que todos los aparcamientos del Circuito estarán habilitados para dejar el coche durante toda la jornada.

Apúntate en www.renaultpasiontour.es 

 #RenaultPasionTour




El pasado 28 de mayo, se disputó en Milán la final de la Copa de Europa de fútbol. Para alegría de los madrileños, dos equipos de la capital fueron los finalistas, el Atlético de Madrid y el Real Madrid, siendo éste último el vencedor en la tanda de penalties, consiguiendo la que es su undécima copa. 
El fútbol posiblemente sea una estupenda manera de dar publicidad a una ciudad pero también es un negocio turístico. Prueba de ello es que el Museo del Real Madrid es uno de los museos más visitados y rentables de la ciudad, sólo superado en número de visitantes por el Museo del Prado y el Museo Reina Sofía. Hasta el verano pasado, el Museo Thyssen-Bornemisza superaba en visitantes al museo madridista, pero, en la actualidad, el Thyssen ha sido relegado a un cuarto puesto en el top ten de los museos capitalinos, para disgusto de los aficionados al arte. 
Tanto si se es aficionado como si no, el fútbol es un atractivo más que ofrece una ciudad, en el caso de Madrid mucho más porque el Real Madrid ha sido elegido como el mejor club de fútbol del mundo del siglo pasado y todo apunta que volverá a serlo en este convulso siglo XXI. Por este motivo hemos dedicado el tema central de este número al Museo del Real Madrid, un museo que, aparte de su valor deportivo, es también una parte importante de la historia y la cultura popular de la ciudad.



Hace mucho tiempo que no subo un post de la serie: “Ayer y hoy” que, dicho sea de paso, comencé con este tipo de montajes allá por el año 2007, no digo másss...

Para no perder las buenas costumbres, vuelvo con una imagen de ayer, realizada por el gran Santos Yubero, junto a otra menos llamativa tomada en el mismo sitio procedente de una captura de Street View de Google. En esta ocasión, la imagen corresponde al mítico Café Pombo, que se ubicaba en el número 4 de la calle Carretas. 

El origen de este emblemático lugar se remonta a finales del siglo XVIII, cuando un hombre procedente de Santander, instala una botillería que más tarde se convertiría en el famoso café. Hay que recordar que las botillerías de Madrid fueron una especie de bares muy populares que, con el tiempo, se fueron transformando en cafés, como el caso del Café Pombo.

A principios del siglo XX este lugar se convirtió en uno de los míticos cafés de tertulia de Madrid. Por allí pasaron todo tipo de personalidades, entre ellos Ramón Gómez de la Serna, quien hizo de este lugar su “Sagrada Cripta” como él lo denominaba.

El Café Pombo y sus tertulias fueron singulares sobre todo por lo heterogéneo de los tertulianos, nada que ver con los tertulianos de hoy en día que parecen habitar en todas las radios y televisiones del país y que, en muchos casos, son como el Maestro Liendre, que de todo saben y de nada entienden. En este lugar no había cabida para tertulianos de medio pelo, sólo la crème de la crème de la intelectualidad tenía cabida en sus famosas tertulias. Se podría decir, sin lugar a dudas, que el Pombo fue uno de los epicentros de las vanguardias en España, un lugar donde los poetas, escritores, artistas  y bohemios se reunían los sábados por la noche para hablar de todo, excepto de política, toros y fútbol.

El ocaso de las tertulias del Pombo se inicia con el estallido de la Guerra Civil, cuando Gómez de la Serna se ve obligado a huir a la Argentina. Con su desaparición, el café nunca más volvió a ser el mismo y las tertulias dejaron de ser, por razones obvias, la ventana al mundo y a la modernidad. Desde entonces el café perdió su espíritu y entró en decadencia.

El Café Pombo cerró sus puertas definitivamente el 8 de septiembre de 1950 y todos los enseres, como las mesas de mármol, las banquetas de terciopelo o los divanes de peluche rojo fueron vendidos en almonedas. Para mayor desgracia, el viejo edificio que ocupaba el café fue demolido y en su lugar se levantó una espantosa mole que hoy alberga el Registro Auxiliar de la Consejería de Presidencia, Justicia y Portavocía del Gobierno.

Pese a todo, el recuerdo del Pombo se mantiene en la memoria colectiva y en algunos objetos diseminados por Madrid que pueden hacer las delicias de los más fetichistas, como una de las mesas del café, que se encuentra en el Museo del Romanticismo o el lienzo que presidía todas las tertulias titulado, como no podía ser de otra manera, La tertulia del Café de Pombo, un óleo sobre lienzo pintado por José Gutiérrez Solana en 1920 que se encuentra en el Museo Nacional de Arte Reina Sofía y que, hace unos años, tras su restauración, se descubrió que esta pintura está realizada sobre otra de temática religiosa, concretamente una cripta, que en nada se parece a la “sagrada” cripta a la que se refería el gran Gómez de la Serna.


Fuentes: Museo del Romanticismo


Mayo es un mes muy festivo para los madrileños por contar con dos de las fechas más señaladas del calendario festivo: el Dos de Mayo, día en el que se conmemora el alzamiento de los madrileños contra el ejército de Napoleón y el 15 de mayo, festividad de San Isidro, patrón de la ciudad de Madrid. 
Mayo también es un mes de celebración para el equipo de Es Madrid no Madriz Magazine, pues precisamente en mayo de 2012 lanzamos nuestro primer número. Hoy, cuatro años después, podemos decir con orgullo y satisfacción, que lo que en un principio nació como un proyecto, se ha consolidado y se ha convertido en la única revista de temática madrileña orientada a la cultura, el ocio y el espectáculo, todo ello sin ayudas institucionales y con total independencia.
Estos cuatro años han sido muy productivos, hemos realizado cientos de entrevistas, nos hemos adentrado en infinidad de rincones y descubierto algunos de los secretos que esconde Madrid y todo ello ha sido gracias al pequeño gran equipo que forma esta revista, compuesto de jóvenes profesionales que, con cariño y dedicación, han aportado todo su buen hacer. Pero si el contar con un equipo de lujo es imprescindible para publicar una revista como esta, no menos importantes son sus lectores que, a juzgar por los datos que aparecen en esos casi incomprensibles sistemas de medición de resultados, superan los 5.000 lectores al mes. 
Cumplimos cuatro años con la alegría que esto supone pero también con el sincero agradecimiento a todos los que han hecho posible que podamos llegar tan lejos, a todos... ¡GRACIAS!