La primera vez que se celebró el sorteo de la Lotería de Navidad en España fue el 23 de diciembre de 1892, desde entonces hasta ahora, todos jugamos por Navidad un décimo o alguna participación de esta famosa lotería. Esto es una de las pocas cosas que la gran mayoría de los españoles hacemos juntos.

Durante estos días previos al sorteo de la Lotería, la gente acude a las administraciones de lotería buscando el número que ponga fin a sus deudas o que le permitan algún que otro lujo, la lotería de Navidad da premios importantes pero no da para retirarse a las Bahamas.
Con el paso de los años, los ritos y supersticiones a la hora de llamar a la suerte para que toque la lotería de Navidad son muchos y variados, desde poner una mata de perejil a San Pancracio hasta aguantar estoicamente una cola inmensa en alguna de las administraciones fetiche de lotería.

Una de estas administraciones fetiche, además de ser la administración de lotería más importante de España, es la de Doña Manolita, situada en plena Gran Vía y que desde 1931, año en el que Doña Manolita se instaló en esta administración, es una de las que más premios ha repartido por Navidad.
Doña Manolita desde hace bastantes años tiene clientela fija dentro y fuera de España que todos los años compran alguno de los muchos números candidatos a ser el "Gordo" de Navidad.

Esta mañana muchos de los turistas que han venido a Madrid apuraban sus últimas horas en la ciudad para hacer cola y poder comprar uno de los números de lotería de Navidad, a ser posible el que toque, en esta castiza administración.


Toda la gente que aparece en la foto estaban haciendo cola para comprar, la cola todavía era unos metros más larga.

Doña Manolita
Gran Vía, 31
Madrid