A pocos pasos de la Puerta del Sol, entre las calles Espoz y Mina y la calle de la Victoria se encuentra el Pasaje de Matheu, una calle peatonal flanqueada por bares de tapas que, con la llegada del buen tiempo, queda cubierto por terrazas repletas de turistas.

Poco o nada recuerda los orígenes de esta calle que a finales del XIX fue la pequeña Francia.
Fue en 1840 cuando se abrió esta vía en los terrenos del desaparecido Convento de la Victoria. Siguiendo el gusto afrancesado de la época, el techo de este pasaje estaba cubierto por hermosa cristalera y las entradas del pasaje ricamente ornamentadas.
En el pasaje se encontraban elegantes tiendas y cafés, que hacían de este lugar una de las galerías más suntuosas de Europa.

Además de las tiendas, hubo dos cafés abiertos por franceses exiliados en España y los dos con ideología política totalmente opuesta. El Café de París que era el lugar de reunión de los monárquicos y conservadores de la colonia francesa y el Café de Francia, que era frecuentado por republicanos. Su fundador fue un revolucionario llamado Doublé que estaba exiliado en España.
Pese a la rivalidad comercial y política los dos cafés convivían pacíficamente y, además, en ellos se podía comer muy bien y a buen precio.

Estos dos cafés fueron de los primeros en colocar terrazas fuera del local, una costumbre muy mal vista por los madrileños de la época y que gracias a estos cafés se empezó a extender por todo Madrid hasta nuestros días.

Como he dicho antes, actualmente no hay nada que recuerde aquellos años, el pasaje perdió su vidriera, su elegancia y el nombre ya que en un principio se le llamó Pasaje de la Villa de Madrid y hoy se le conoce con el Pasaje de Matheu, nombre del propietario del terreno donde se ubica.

Lo que no ha desaparecido son sus terrazas, nada elegantes pero sí bulliciosas, como lo fueron antaño.

10 comentarios

  1. Didac Valmon // 26 de abril de 2009, 17:49  

    qué curioso, yo pensaba que era el lugar por excelencia para las tapas! qué tiempos aquellos, ahora lo que está mal visto es el botellon, parecido a aquellas terrazas, a ver si dentro de unos años se convierte en algo tan normal :P

  2. Lucie G // 26 de abril de 2009, 20:26  

    Anda, pues por una vez mis compatriotas hicieron algo que me parece bien ;-) las terrazas en Madrid me encantan!

  3. Thiago // 26 de abril de 2009, 21:47  

    Si, es un sitio muy agradable, a mi me gusta y tiene gracia comer alli en aquella travesía tan pequeña pero tan cerca de la Puerta del sol. Eso si, lo malo es que esos sitios pues osn muy de turistas, pero cuando llega el buen tiempo se está muy bien allí, y sobretodo comiendo unas patatas de LAS BRAVAS, jajaa

    Bezos

    (cari, yo te quiero, y no es verdad que me meta contigo en mi blog, ehhhh, jajaj).Bezos.

  4. a estrangeira (Cristina Alcântara) // 27 de abril de 2009, 1:21  

    Llevé algunos amigos brasileños hace poco a ese sitio, y no lo sabia de sua história. Bom saber, y perdona por el portugués+español, llamamos, de broma, de portuñol. Saludos.

  5. Winnie0 // 27 de abril de 2009, 7:45  

    Madrid nos sigue ofreciendo y me sigue descubriendo "pasajes" estupendos...foto muy bonita y lecciones magistrales...si en poco tiempo paso por este Pasaje...que es fácil....me acordaré de ese bloguero...que me ilustra día a día...¡qué gozada! Besos Matritensis

  6. ElReposoDelGuerrero // 27 de abril de 2009, 8:55  

    Pero cuanto sabes y de cuanto nos enteramos !!!

  7. Matritensis // 27 de abril de 2009, 9:45  

    Didac, espero que no, si eso se convierte en habitual me voy a Islandia!

    Lucie, hombre, eso y otras cosas más la Plaza de Oriente es obra del hermano de Napoleón y mira qué bonita es!

    Thiago, sí pero la salsa brava ya no es como la de antes, en todos los sitios han cambiado la salsa, te lo digo yo que tengo una edad :P

    Estrangeira, pues ya tienes un motivo más para llevar a tus amigos y contarles la historia.
    no te preocupes por el portuñol, lo conozco perfectamente :)
    Obrigado!

    Winnie, muchas gracias a ti guapetona!

    Reposo, deberías decir "pozo de sabiduría" ¡qué te voy a contar que no sepas! :P

  8. Katrina Van Dassos // 27 de abril de 2009, 11:06  

    Pues sí que le debemos entonces a esa calle.
    ¡Que vivan las terrazas!

    Muy curioso.
    Gracias!!!!

  9. Anabel // 27 de abril de 2009, 16:21  

    Para mi próxima escapada a la capital, me lo apunto.

    Tendré que avisarte de mis excursiones a tu ciudad para que me vayas aconsejando sobre los sitios donde tomar tapas o lugares interesantes para ver, aunque veo que paseando por tu blog puedo obtener toda la información que necesito.

    Un gustazo,

    Anabel, la Cuentista

  10. Matritensis // 27 de abril de 2009, 16:23  

    Katrina, pues sí, las terrazas de Madrid son ya toda una institución!

    Anabel, pues ya sabes donde estoy, será un placer para mí