Por extraño que parezca, hay muchas tiendas de recuerdos que venden muñecos con trajes regionales, incluso la famosa flamenca para poner encima de la tele que, por culpa de la tecnología, con las nuevas televisiones de pantalla plana, las pobres flamencas están viviendo su ocaso.
Tanto las flamencas, como las muñecas con trajes regionales, han sufrido algunos cambios en estos últimos años, o son más regordetas o están orientalizadas. Hace unos días vi una flamenca con rasgos claramente asiáticos.

¿Quién compra estas muñecas?

Parece ser que el 90% de las ventas son realizadas por extranjeros, el resto, coleccionistas y autóctonos.
La gente que compra estos muñecos siempre han sido objeto de burla, está mejor visto salir de una tienda de artículos de sexo, cargado hasta las orejas de productos de misteriosa utilidad, que comprar en una tienda de recuerdos una de estas tradicionales y castas muñecas.

Hay otras tiendas que venden productos mucho más "bizarros" y auténticos, incluso más útiles, como este precioso botijo o las castañuelas que le rodean.

Todo esto y más lo puedes comprar en algunas tiendas de la Plaza Mayor.