Cuando vamos a ver una función teatral, no siempre logramos meternos en el alma del teatro. No me refiero a meterse detrás del telón, me refiero a disfrutar de una buena obra en su esencia más pura, despojándola de todo ornamento y decorado, disfrutando sólo con el talento de buenos actores. Si esto lo logramos y, además, le añadimos un magnífico texto, un clásico, como el Avaro de Molière, podremos disfrutar de la experiencia del teatro puro, primigenio, el verdadero TEATRO.

Ayer tuve esta experiencia en el curioso Teatro Victoria de Madrid, gracias a la compañía OtroTeatro y su magnífica representación del Avaro de Molière.
He de reconocer que al llegar al teatro y ver donde se iba a representar la obra, una amplia sala rodeada de butacas improvisadas de forma casi circular, tuve serias dudas sobre lo que estaba a punto de ver. No era la primera vez que me enfrentaba a algo así y empecé a sospechar que vería una representación libre y extraña del Avaro y que, si el pobre Molière resucitase, moriría en el acto de la impresión pero, para mi sorpresa, no fue así, todo lo contrario.

La adaptación y la dirección de la obra fue fantástica y los actores realmente buenos. Ni un solo fallo, y si lo hubo no me di cuenta. Sólo puedo decir que me parecieron estupendos y divertidos, especialmente los actores; José A. Tíscar, que representaba al avaricioso Harpagón y Jesús Rodríguez, que representaba al criado Valerio.
Durante unos ochenta minutos, la compañía OtroTeatro hace disfrutar de una de las mejores obras de Molière, en la que el gran dramaturgo ridiculiza uno de los peores pecados del hombre, la avaricia, de una forma original, auténtica y muy divertida.

Es una obra que os recomiendo y la valoración "madroñera" de Es Madrid no Madriz es de SIETE MADROÑOS.

EL AVARO DE MOLIÈRE
Adaptación y dirección de Paco Obregón

Teatro Victoria
C/ Pizarro 19.
Metro Noviciado y Callao

Febrero todos los jueves – 20:30 horas
Marzo jueves y domingos – 20:30 horas