Pese a los muchos ruidos que genera una ciudad como Madrid, en algunas ocasiones, sobre todo en estas fechas, no resulta raro escuchar algo poco común por encima de nuestras cabezas, algo a lo que no estamos acostumbrados, menos aún si se trata de un un grupo de vocingleras aves que vuelan a relativamente gran altura, pero que se las puede escuchar a pie de calle, se trata de las grullas, concretamente la grulla común (grus grus).

Desde octubre a principios de diciembre no es raro verlas volar por el cielo madrileño. Vienen desde el norte de Europa y una gran parte de ellas se quedan en España para pasar el invierno, sobre todo en las dehesas extremeñas.

Es muy fácil identificarlas, como se puede ver en la foto que hice ayer desde mi casa, se trata de unas aves grandísimas, vuelan en formación y su característico graznido, que es ensordecedor, las hace inconfundibles.