Una imagen muy familiar de Callao y la Gran Vía pero, si nos fijamos bien, hay muchas cosas que ya no existen y otras que faltan, como el emblemático anuncio del Edificio Carrión.