Después de muchos dimes y diretes, La Vegas Sands y el gobierno no han llegado a un acuerdo, así que el proyecto de crear una especie de ciudad del juego en Madrid desaparece.
 
Una de las condiciones que ponía el magnate Adelson era que el Ejecutivo español asumiera todas las pérdidas del proyecto en caso de que este fuera deficitario, obviamente esa premisa no ha gustado y ha sido, al parecer, uno de los principales escollos.
 
Si bien es cierto que Eurovegas no es el proyecto que los madrileños queremos, si es cierto que es una lástima que se pierda una oportunidad de crear empleo y prosperidad más en los tiempos que corren, pero bueno, como dice el refranero popular, más vale una vez colorado que cien amarillo, así que bye bye Eurovegas.
 
Noticia relacionada:
 
 
Nota: En la noticia publicada en el ABC se hace una mención a la ascendencia judía de Adelson, algo que no debe importar a nadie ¿a cuento de qué? Señores del ABC, los tiempos de la Inquisición ya acabaron, así que el detalle de si es judío o no, sobra. Parece mentira que un medio como el ABC se permita este tipo de licencias.