Faltan pocas horas para que fijemos nuestros ojos en este reloj, a las doce de la noche, con cada campanada comeremos una uva y brindaremos por el nuevo año.
Espero y deseo que el nuevo año nos traiga a todos salud, trabajo y si se puede amor, que no están las cosas como para pedir mucho.

¡Feliz 2009!