La crisis nos ha dejado la cartera sin un duro, no hay trabajo, no hay dinero, pero todavía queda algo de humor e imaginación.

Así se muestran algunos productos en una tienda de la calle Hortaleza. ¿No dan ganas de comprarlo?