El próximo jueves día 11, se cumplirán seis años de los terribles atentados que sufrimos los madrileños. 11M una cifra y una letra que significó mucho para los españoles y sobre todo para los madrileños.

Olvidar aquella terrible mañana del 11 de marzo de 2004 es imposible, los madrileños la recordamos perfectamente, así como a las 191 personas a las que los terroristas arrebataron la vida, ni a ellos ni a sus familiares podremos olvidar jamás.
Además del recuerdo de todos, existen en Madrid varios monumentos en memoria de los asesinados en aquellos atentados. El más llamativo es el que se encuentra en la estación de Atocha, uno de los escenarios de la tragedia y el Bosque de los Ausentes, en el parque del Retiro.

Otro de los monumentos levantados en memoria de las víctimas es poco conocido y está situado en la Ciudad Universitaria.
Se trata de una obra realizada por José de las Casas y Pablo de Arriba a iniciativa del rector de la Universidad Complutense.

El monumento no puede ser más simbólico, un tubo de granito por el que circula un reguero de agua que discurre once metros entre unos raíles para desembocar en un pequeño estanque. En los raíles se puede leer una cita de Edmond Jabès que dice así:

A tu ausencia le hacía falta un rostro; a ese rostro, probablemente, un destino…

También podemos encontrar otros pequeños monumentos y placas en memoria de los asesinados en los atentados por todo Madrid. Todos ellos nos recuerdan el dolor, el miedo, el susto y el horror que vivimos, además del deseo de no volver a vivir el horror de aquel día.

Sirva este post como homenaje a las 191 personas asesinadas el 11 de marzo de 2004.