La Semana Santa madrileña no se caracteriza por ser espectacular, no tiene la sobriedad de la Semana Santa de Valladolid ni el colorido ni la pasión de la sevillana. Por suerte o por desgracia, según se mire, la Semana Santa madrileña es discreta. Es fácil pasar estos días en Madrid sin ver una procesión pero, si quieres la encuentras.

Uno de los pasos de Semana Santa más llamativos y populosos son los que salen de la Basílica de San Miguel, la procesion del Cristo del Perdón y de María Inmaculada, que son con los que se inicia la Semana Santa madrileña.



Las mejores procesiones, son las que parten de la Iglesia de Jesús de Medinaceli, San Pedro el Viejo o la de la Basílica de San Miguel. No hace falta ser católico ni muy creyente para emocionarse con la música, el ambiente y el esfuerzo que realizan los costaleros cuando sacan las imágenes en un sorprendente acto de fe.

Otra cosa típica de la Semana Santa en Madrid son los huevos y monas de Pascua que, en estos momentos, lucen espectacularmente deliciosos en el escaparate del Horno de San Onofre, el mejor lugar de Madrid para comprar estos productos.

Feliz Semana Santa