Si vas por cualquier calle de Madrid, mires donde mires verás una bandera española, están en los balcones, en los coches, en las tiendas, los bares, incluso en la ropa de la gente. Este ataque patriótico se debe al mundial de fútbol y a que España, por primera vez en la historia pasa a la final.

A los madrileños nos llama la atención ver tantas banderas por la calle. España, en esto, como en otras muchas cosas, es un país raro, tenemos un complejo a la hora de mostrar nuestros sentimientos patrióticos, en Europa sólo podemos ver algo similar en Alemania, pero por motivos diferentes.

Espero que, además de ganar el mundial de fútbol, que lo ganaremos, esto sirva para que se superen todos esos complejos absurdos que tenemos y que, de una vez por todas, podamos sentirnos orgullosos de lo que somos. Por una vez, creo que es cierta esa frase que los futboleros suelen decir, aquello de que el fútbol es algo más que un deporte, en este caso creo que sí que lo es, igual si estuviésemos igual de unidos en otras cosas, los españoles tendríamos menos problemas de los que tenemos.

De la banderitis tampoco se libran los monumentos, así están de guapos ahora la Cibeles y Neptuno.