Ya se va el 2010, un año que no ha sido precisamente bueno, creo que la mayoría lo podríamos calificar como un año muy malo, por no emplear términos escatológicos. También creo que somos muchos los que estamos deseando olvidar este año cuanto antes, quizás por eso, anoche, el primer ensayo multitudinario de la pre-Nochevieja en la Puerta del Sol fue todo un éxito.

Esta mañana, también hubo otro exitoso ensayo de pre-Nochevieja en Sol, el último, que ha sido también multitudinario. Con las doce campanadas, algunos se han tomado las uvas de la suerte y otros, frutas más extravagantes, desde mandarinas a aceitunas, pasando por cacahuetes y gominolas.

¿Por qué se hace esto? no lo sé, es un enigma, como el de las pelucas. Desde hace años la gente acude a los ensayos de Sol para tomarse las uvas. Es posible que sea una excusa para divertirse y pasar un buen rato con los amigos, sea lo que sea, es divertido. Tampoco sabría decir exactamente desde cuándo se hace esto, es una tradición muy nueva pero que ya tiene algo de solera, con sus propios ritos, como el de comer sólo seis uvas en vez de doce para evitar empezar mal el año nuevo.

Ir a los ensayos de las campanadas también es una buena oportunidad para salir en las televisiones de todo el país, y es que los ensayos de las campanadas ya son todo un clásico en los medios de comunicación.

Dentro de unas horas, a las doce de la noche, yo también me tomaré las uvas de la suerte con las campanadas del reloj de la puerta del Sol y brindaré con champán por el 2011.

Como este es el último post de 2010, no quiero acabar el año sin desear todo lo mejor para vosotros, de todo corazón. Tampoco quiero despedir el año sin dar las gracias a todos, por estar a mi lado, por hacer que este blog siga adelante y, espero poder contar con vosotros también en 2011.

¡FELIZ AÑO NUEVO!