El valenciano Mariano Benlliure, fue uno de los grandes escultores españoles de todos los tiempos, sus obras se encuentran por todo el mundo pero, es en Madrid y Valencia, donde se pueden encontrar la mayoría de ellas.
Sin ser la más bella, la escultura de Benlliure más fotografiada de ciudad, es la que se encuentra en el corazón del viejo Madrid, en la mismísima Plaza de la Villa, se trata del monumento a Don Álvaro de Bazán.

Este monumento fue inaugurado el 13 de diciembre de 1891, está realizado en bronce y fue fundido en Roma. Mide poco más de dos metros y está sobre un pedestal de mármol que no es el original, anteriormente, estaba sobre un pedestal con una decoración más rica y no tan austera como el actual.

¿Quién fue Álvaro de Bazán?

Fue nada más y nada menos que el primer marqués de Santa Cruz, título concedido por el rey Felipe II por sus méritos militares. Fue Capitán General de las Galeras de España y participó en incontables acciones bélicas, como la defensa de Galicia frente a los franceses, la conquista de La Gomera o la Batalla de Lepanto. Precisamente a esta batalla, una de las más importantes de la historia de Europa, hace referencia el monumento dedicado a Álvaro de Bazán en la Plaza de la Villa. No es para menos, fue uno de los episodios épicos más emocionantes, en ella también participaron personajes ilustres, como Miguel de Cervantes que, allí se dejó un brazo.

Si de personajes ilustres hablamos, también de la literatura, Lope de Vega dedicó unas redondillas en honor a esta batalla, que son las que aparecen escritas en el pedestal del monumento a Álvaro de Bazán.

El fiero turco, en Lepanto,

en la tercera el francés,

y todo el mar el inglés,

tuvieron de verme espanto.

Rey servido y patria honra
da
dirán mejor quien he sido:

por la Cruz de mi apellido,

y por la cruz de mi espada