Este sábado primaveral, hemos visto como el elegante barrio de Salamanca se llenaba de zombies, para participar en la ya tradicional Marcha Zombie que, cada año tiene más adeptos, algo que no me extraña, es una de las concentraciones más divertidas de Madrid. En esta ocasión, la marcha ha tenido fines solidarios y, gracias a las donaciones de los zombies al Banco de Alimentos, muchas personas desfavorecidas podrán ver aliviada su situación personal.

Como es habitual, los zombies se han concentrado en la plaza de Felipe II, donde se encuentra el árbol zombie, punto de encuentro de todos los no muertos madrileños.

A media mañana, los zombies han ido llegando poco a poco, para participar en diversos concursos, incluso han jugado al fútbol pero, como no tenían un balón a mano han tenido que usar una cabeza.

Sangre, rugidos, solidaridad y muy buen humor es lo que hemos podido ver este sábado.

Más fotos en mi Facebook