Hoy quedaba oficialmente inaugurado ARCO con la presencia de los príncipes de Asturias que, como es habitual, suelen visitar los eventos más importantes que se desarrollan en Madrid. La feria reúne 215 galerías de 29 países y cuenta con las obras de casi 3.000 artistas.

ARCO ocupa los pabellones 8 y 10 de Ifema y en ellos podemos encontrar una nutrida y variada muestra de artistas que empiezan abrirse camino y otros ya consagrados, como es el caso del fallecido Tàpies, que cuenta con un par de obras en la feria. Una de ellas es la que aparece en la foto inferior. Se trata de una de las últimas que ha pintado y que, según palabras de su familia, tiene una valor sentimental muy importante.

Como el arte es subjetivo, creo que puedo decir sin que se me tache de cualquier cosa, que en esta feria podemos encontrar verdaderas maravillas y alguna que otra tomadura de pelo, por no decir algo peor pero, como ya he dicho, el arte es subjetivo, así que para gustos los colores.

De las obras expuestas hay algunas que me han gustado mucho, como estas pinturas de Kehinde Wiley de la galería Roberts & Tilton de Los Ángeles (EE.UU).

Pero en ARCO no sólo hay pintura, también la escultura y el videoarte están presentes en la feria. Si de esculturas hablamos, una de las que más me han llamado la atención es esta.

La escultura, como se puede ver, es un simple amasijo de penes... sí, penes que, con una luz adecuada proyectan en la pared esta imagen, que es realmente singular y original.

En el vídeo y la fotografía me ha sorprendido las obras de AES+F de la Triumph Gallery de Moscú. Estas son algunas de las secuencias de la impresionante Allegoria Sacra.

No cabe duda que el arte siempre se presta a la polémica y, en esta ocasión, la polémica viene por la obra de Eugenio Merino titulada "Always Franco" y en ella vemos al dictador Francisco Franco, de un realismo que asusta, metido en una nevera de Coca-Cola. Parece ser que algunas personas se han molestado al ver esta obra, concretamente los miembros de la Asociación Francisco Franco que han decidido demandar al autor, por ahora por la vía civil.
La obra es impactante, desagradable por tratarse del personaje del que se trata y, a mi juicio, poco respetuosa hacia la familia del dictador, que sí, Franco fue un tal y un cual pero también hay que tener un poco de humanidad, cosa que el dictador no tuvo y ser respetuoso con los muertos, sea quien sea.

Obras polémicas, obras magníficas, obras mediocres, todo está en ARCO y cada uno tiene su visión particular de cada una de ellas, de lo que no cabe duda, es que esta feria no deja indiferente a nadie.