Por sorpresa, así es como nos ha pillado a todos la noticia de la dimisión de Esperanza Aguirre de la presidencia de la Comunidad de Madrid. Pasadas las dos de la tarde, en una rueda de prensa inesperada en la Real Casa de Correos, Aguirre, emocionada anunciaba  su dimisión.

Esperanza ha reconocido que desde hace tiempo tenía el firme deseo de abandonar la política, incluso dijo que estuvo a punto de no presentarse a las pasadas elecciones, que ganó con mayoría absoluta. Aguirre ha respondido a los medios visiblemente emocionada pero ¿cuáles han sido los motivos que la han llevado a la dimisión? Según sus propias palabras, los motivos han sido personales; su enfermedad, de la que afortunadamente ya está curada y el deseo en dedicarse a su familia y a sus seres queridos. Dijo que ha sido una decisión difícil de tomar pero necesaria porque cree firmemente que la política es algo temporal.

Esperanza Aguirre es una mujer que levanta pasiones, tanto para bien como para mal, nadie le puede negar su fuerza, es una inagotable fuente de titulares de prensa, nadie como ella para decir mucho en unas pocas palabras. Aguirre también ha sido la cabeza visible que respondía a las preguntas de los medios en temas de política española, cada vez que el líder de Partido Popular Mariano Rajoy, tanto cuando estaba en la oposición como ahora en el gobierno, eludía y elude las preguntas más comprometidas con su típico; ni sí, ni no pero todo lo contrario.

No creo que nadie se crea que una mujer como ella quiera abandonar la política, yo no me lo creo y menos después de escuchar de su boca que “no deja la política” ¿A qué se refiere, a que estará junto a su partido cuando la necesiten? De todos es sabido las discrepancias que tiene con los dirigentes del PP, hace tiempo en una de ellas el propio Rajoy dijo, en alusiones a una crítica discrepante de Aguirre, que abandonase el PP y montase ella un partido liberal. ¿Tendrá pensado crear un nuevo partido político de corte liberal? 

Lo que ocurra con la vida laboral de la ex presidenta es un enigma, lo que sí es cierto es que desaparece de escena uno de los líderes políticos más importantes de España.