Pasear por Madrid tiene sus sorpresas, como la de encontrar viejas prohibiciones escritas con preciosas tipografías de otros tiempos.