Primero de abril de 2009, se cumplen setenta años del fin de la Guerra Civil. Tres horribles años de guerra en los que se derramó de manera innecesaria mucha sangre en toda España. Aquel lejano primero de abril, desde Burgos, se radió el último parte de guerra que anunciaba la derrota del “ejército rojo” proclamándose este día como Día de la Victoria.



España entraba en una nueva época, no podemos decir feliz porque no lo fue, fue el principio de una larga dictadura que duró hasta los años setenta del siglo pasado. También fue el inicio de las persecuciones, de la revancha y las venganzas. Muchos españoles se vieron condenados a salir del país y otros fueron encarcelados o asesinados.

Madrid, hasta el final de la guerra fue el bastión de la resistencia, la caída de Madrid en manos de las tropas nacionales puso punto y final a la guerra. Dependiendo del bando, la entrada de los nacionales en Madrid fue una desgracia o una alegría, pero en general supuso un “alivio”, la gran mayoría de los madrileños estaban hartos de la guerra.
Durante tres años Madrid fue bombardeado por la aviación alemana e italiana como nunca antes se había hecho en la Historia, el asedio de las bombas, los continuos combates en los alrededores de la ciudad, la limpieza ideológica con continuas “sacas” el hambre y la escasez de todo tipo de productos de primera necesidad, hizo que la mayoría de los madrileños se alegraran del fin de la guerra.

La entrada de los nacionales que ellos mismos calificaron como “liberación” no fue tal, si la guerra hubiese sido por la invasión extranjera sería así pero no es el caso, tratándose de una guerra civil, estaba claro que el bando ganador impondría por la fuerza su voluntad.

En este vídeo podemos ver unas curiosas imágenes de la entrada de los nacionales en Madrid al finalizar la guerra. La banda sonora es el Cara al Sol, himno de la Falange Española de las JONS. Ni que decir tiene que este vídeo no tiene ninguna connotación política, no he encontrado otro con estas imágenes y sin el himno.

13 comentarios

  1. José María Suevos González // 1 de abril de 2009, 2:50  

    Semanticamente y etimológicamente se puede hablar perfectamente en este caso de Liberación de Madrid. Eso de que solo sería liberación en el caso de que hubiese sufrido una invasión extranjera es icierto.

    Madrid quedó libre de crímenes masivos y arbitarios, que en el mejor de los casos se precedian de un remedo de juicio por un "tribunal popular". A partir de entonces existirian juicios regulares (políticos, desde luego) pero con garantías judiciales.

    Madrid, en fin, quedo libre del terror que se aplicaba en muchos casos al dictado de Moscú.

    .

  2. Stanley Kowalski // 1 de abril de 2009, 6:34  

    Muy interesante tu reseña y el video,había muchas cosas que yo no sabía, gracias por darlas a conocer.

    BESOS

  3. Winnie0 // 1 de abril de 2009, 7:34  

    Pues sí...yo nunca daré bastante las gracias si consigo pasar por este mundo sin vivir una cruenta guerra (de las duras) en el transcurso de mi vida. Las guerras sólo hacen daño destruyen personas y vidas. Gracias por ilustrarme as usual. Besos

  4. Miguel // 1 de abril de 2009, 9:32  

    Para mí desde luego no fue un día de liberación, ni mucho menos. Simplemente fue pasar de vivir en una ciudad en la que se producían asesinatos día sí y día también a pasar a otra ciudad en la que se siguió viviendo más de lo mismo.

    Creo que sobre la justicia que argumenta José Mª Suevos con la entrada de los nacionales habría mucho que discutir. Si él cree que en el bando nacional se actuaba con justicia y en el republicano no, me parece perfecto, pero no creo que eso sea la verdad, y si no que lo pregunten en las zonas en las que estuvieron los nacionales durante la guerra.

    Aunque son imperdonables en ambos casos, una cosa son las masacres que se vivían cuando se estaba en tiempos de guerra, y otra bien distinta la que sucedía ya en tiempos de paz.

    Me gustó la entrada Matritensis. Nos vemos por Madrid

  5. Matritensis // 1 de abril de 2009, 9:47  

    José María, es cierto que en el Madrid republicano la limpieza ideológica fue brutal, chekas, fusilamientos masivos y detenciones ilegales por el simple hecho de llevar una cruz o una medalla y en algunos casos, que conozco, por no tener callos en las manos, pero al finalizar la guerra el bando ganador también hizo una limpieza ideológica, prueba de ello los presos políticos, los fusilamientos y los muchos españoles que tuvieron que ir al exilio.
    En una guerra civil no hay ganadores, sólo perdedores, es una frase muy común pero no por ello menos cierta.
    Lo importante, por la parte que nos toca a los que vivimos hoy, es recordar lo que supuso para España, para unos y para otros, sin volver agitar los odios ni las venganzas particulares.
    Me parece muy triste que 70 años después algunos quieran ver héroes vencidos y mártires ganadores, creo que ha pasado el suficiente tiempo para que miremos aquello con imparcialidad, juzgando los acontecimientos en el contexto histórico en el que se producen y con vergüenza, fue uno de los episodios históricos de España del que menos podemos sentirnos orgullosos.
    Saludos ;)

    Stanley, gracias a ti por comentar
    besos

    Winnie, esa suerte tenemos, además, todos hemos escuchado las historias horribles de aquello por familiares que lo vivieron en primera persona, nuestros padres y abuelos son testigo de ello, del hambre, del miedo y del mucho sufrimiento innecesario.
    Besos ;)

    Miguel, totalmente de acuerdo, este episodio, como todos los que ocurrieron en el pasado hay que juzgarlos en su contexto histórico.
    ¿Qué habría pasado si Franco hubiese perdido la guerra? posiblemente habría sido lo mismo pero con distinta ideología.
    un abrazo

  6. Didac Valmon // 1 de abril de 2009, 10:16  

    Me parece increible que alguien llame liberación de crímenes a la posguerra cuando entre 139 y 1950 se mantuvo el estado de guerra para poder acabar con toda la subversión que quedara en Madrid y que se eliminó usando lo que yo llamaría limpieza política. Es decir usando lo mismo de lo que se acusaba a los "rojos" durante 11 años. Eso no es liberar eso es acogotar. En La Almudena se estuvo fusilando durante mucho tiempo, la cárcel de Ventas, la de Porlier entre otras tantas estaban masificadas...no creo que los resistentes en madrid fueran mártires porque ellos se dedicaron a la caza del fascista, pero el revanchismo que eso provocó en el Madrid hundido asustado de la posguerra fue peor en mi opinión. Y los 40 años restantos...fue una dictadura ocupando el lugar de una democracia...y acabando con todas las libertades.
    Efectivamente, el 1 es el día de la victoria, no el día de la paz (perdón que rollo he soltado)

  7. Didac Valmon // 1 de abril de 2009, 10:18  

    Por cierto, me gustaría saber a qué garantías judiciales responde un consejo de guerra sumarísimo contra civiles, en le que no se aporta ninguna prueba fehaciente y en el que se condena a muerte a todos los juzgados por el cargo de rebelión militar, cuando los rebelados habían sido los otros, se supone.

  8. yosoyhayek // 1 de abril de 2009, 16:37  

    La guerra civil escenifica el fracaso de este país en su intento por consolidar un Estado de corte occidental. El Franquismo no fue paz, sino agonía. Si desde los años sesenta España no hubiera comenzado una senda de crecimiento y prosperidad (liberar -en el sentido de aminorar el peso de las cadenas, y en cambiar unas por otras-, aunque sea un poquito, siempre ha traído los beneficios que el estatismo impide), no hay duda de que andaríamos en las mismas… solo hay que ver la manera que tienen algunos de entender la política.
    Saludos!

  9. anapedraza // 1 de abril de 2009, 16:45  

    Yo te felicito Matritensis. Los medios de comunicación lo han pasado de soslayo, bueno en realidad parece que hablar de la Guerra Civil es políticamente incorrecto.

    Fíjate, que ni 70 años después somos capaces de verlo en una perspectiva histórica.

    ¡Un abrazo!

    MIGUEL

  10. Pituka // 1 de abril de 2009, 17:38  

    Te felicito por tu post, es una parte de la historia de la que siempre he querido saber un poquito más, pero aún está demasiado abierta la herida como para encontrar algún libro o documental que no se deje influenciar por uno u otro bando (si sabéis de alguno realmente objetivo por favor hacédmelo saber).

  11. RMN // 1 de abril de 2009, 18:07  

    A ver si cuando se cumplan los 100, que será en poco :) nos cuentan sin tantos miramientos lo que realmente pasó, antes, durante y después.

  12. Mercedes // 1 de abril de 2009, 20:00  

    Yo también te felicito, Matritensis, un post muy oportuno, me ha gustado, aunque es un tema que me pone la piel de gallina, por eso que tú mismo dices, aunque no lo hayamos vivido, sí lo han hecho nuestros padres y abuelos, y me da mucha pena imaginar lo que pudo ser esa vida para ellos, que eran niños o jóvenes.

    Si hay que conmemorar algo, es eso precisamente, el fin de la guerra.

  13. Matritensis // 2 de abril de 2009, 10:06  

    Didac, lo de las garantías judiciales en dictadura es una utopía, incluso si hablamos de ellas en tiempo de guerra y más en una época con unas ideologías extremas como el comunismo o el fascismo.

    yosoyhayek, totalmente de acuerdo, es triste pero es así.

    Miguel, gracias, es un tema todavía tabú y lo es porque algunos se empeñan en vivir en un constante estado de guerra, que por otra parte es normal, está en nuestra naturaleza cainita.

    Muchas gracias Pituka, de otra cosa no, pero libros sobre la Guerra Civil hay para todos los gustos, lo mejor es leer todos los que se pueda y que cada uno saque sus propias conclusiones, sólo conociendo los hechos podremos valorarlos.

    RMN, ¿tú crees? antes de esta guerra coleaba la carlista y anterior a ésta otra y otra, así hasta los visigodos :P

    Gracias Mercedes, es cierto, en mi familia no hubo casos de luchas fraticidas ni bandos, fueron más sufridores y las historias del hambre, el perderlo todo y la supervivencia siempre me impresionó, tenemos mucha suerte, no sólo por no vivirlo, también porque ellos lo superaron para dejarnos una vida cómoda.