El sábado, miles y miles de personas salieron a la calle a celebrar San Isidro. La Gran Vía, que estaba de cumpleaños, estaba hasta arriba de gente que quería disfrutar de una de esas pocas ocasiones en las que la calle está sin tráfico.
Hay un chotis que habla de alfombrar de claveles la Gran Vía, pues el sábado estaba alfombrada pero no de claveles, lo estaba de una moqueta azul muy vistosa por la que daba gusto caminar.

En mi opinión, las celebraciones de Gran vía podrían haber sido más vistosas, los teatros podrían haber sacado más partido a sus musicales con espectáculos callejeros de mejor calidad, como se hace en Broadway, más en estos tiempos en los que vivimos de incertidumbre política y económica, en los que la gente quiere evadirse y olvidar por unas horas los problemas de todos los días. También se podría haber hecho algún espectáculo de luz y sonido por toda la vía. Imagino que por la crisis no se han querido gastar más dinero, me parece bien pero, podrían haber echado algo más de imaginación o contar con la iniciativa privada, no todo tiene que salir de nuestro bolsillo.

Lo que sí estuvo original y animado, fue la proyección que se hizo en la fachada del edificio de Telefónica, una proyección que hacía un resumen visual de su historia y de la propia Gran Vía, en la que no faltó hasta un gigantesco King Kong trepando por su fachada. Este es el único vídeo que he encontrado en la red.



Y este es un pequeño resumen visual de cómo estaba la Gran Vía el sábado por la tarde, Las fotos no son de muy buena calidad porque las hice con el teléfono, pero se puede hacer una idea del gentío que había allí.

Mantones en los balcones y ventanas.

Aquí acaban las fiestas de San Isidro, pero no las del centenario de Gran Vía, en breve más.