En el corazón del viejo Madrid, entre la Plaza de la Villa y la calle Segovia, se encuentra la calle del Cordón.
El nombre de la calle y el dibujo del azulejo que da nombre a la calle, que aparece en la foto superior, recuerda a un jeroglífico, es como un enigma que hay que resolver.

¿Por qué se llama calle del Cordón?

En el pasado, esta calle tenía el dramático y contundente nombre de Calle de los Azotados, un nombre que a mí personalmente me gusta mucho más que el actual. Se llamaba así porque precisamente por esta calle, pasaban los presos que salían de la Cárcel de la Villa condenados a ser azotados. En 1835 la calle cambió de nombre, posiblemente, para quitarle dramatismo, le pusieron el nombre actual, Calle del Cordón.

Hay dos leyendas que hablan de ello, la primera se refiere a la existencia de un cordón que adornaba la fachada del conde de Puñonrostro.
Otra leyenda que, a mi juicio, es la verdadera razón de este nombre, se debe a un cordón esculpido en piedra colocado por Juan Delgado, parece ser en recuerdo de un casco que perdió en la batalla de Almansa.

Cualquiera de las dos o ninguna puede ser cierta pero, como ya he dicho antes, sospecho que la segunda es la que más se acerca a la realidad.