El pasado sábado 21 de enero Es Madrid No Madriz asistió a la Gala Final de Miss China en el Hotel Occidental Miguel Ángel. Las 12 candidatas dieron comienzo a la gala con una coreografía en grupo que nos permitió ver lo mucho que las chicas habían trabajado en los ensayos y lo compenetradas que estaban. Después, de manera individual desfilaron en traje de baño rompiendo así el mito de la timidez china ya que, teniendo en cuenta que el salón donde se celebraba la gala estaba de bote en bote, ellas lo demostraron seguridad y simpatía. Después pasaron a presentarse, ataviadas con un conjunto deportivo. Eran doce chicas muy diferentes pero todas con el mismo sueño ese día, ganar.

Tras las presentaciones, llego el talento. Música y baile (tradicional y moderno) fueron las opciones de la mayoría. A destacar, al menos a mi me pareció espectacular, que una de las participantes acompañada de su grupo de percusión, dieron un toque muy caribeño al conjunto de talentos.

Por último, con un público entregado y coreando el nombre de sus favoritas, llegó el turno al desfile en traje de noche, largo y corto. Casi todas las participantes fueron ganadoras ya que además de la ganadora de Miss China 2011, coronada por la reina de la edición anterior y la Dama de Honor, se dieron 8 premios menores, patrocinados por empresas a:

-Chica más votada
-Chica más activa
-Chica con la voz más bonita
-Chica con la sonrisa más bonita
-Chica con el cuerpo más bello
-Chica favorita de los españoles
-Chica más elegante
-Chica más carismática

La ganadora, Miss China 2011 ganó un premio en efectivo de 1.000 euros y un billete de ida y vuelta a China. La ganadora será también la embajadora para la Comunidad China en España de la aerolínea y será la portada de la revista de estilo de vida XISHANG.
La Dama de Honor ganó un premio en efectivo de 500 euros y un billete de ida y vuelta a China cortesía de Air FranceKLM.



La compañía aérea aprovechó el evento para comunicar la apertura de una nueva ruta al gigante asiático y demostró, en calidad de patrocinador oficial del evento, la importancia que tiene para la aerolínea el trato directo e identificarse con sus pasajeros.